(Delegación Interinsular de Las Palmas)
 (Delegación Interinsular de Las Palmas)

Para Carmen Guadalupe

Llevo unas noches en las que, en cuanto pienso en ti, lloro. Y llevo unos días en los que, en cuanto pienso en ti, me desasosiegas, me ahogo.

 

Me tienes pellizcado el corazón Carmencita.

 

De pequeña te conocía de oídas y vine a encontrarme contigo cuando me incorporé al bridge. ¿Cómo no iba a oír hablar de ti cuándo yo era una niña?

 

Eres dulce, tierna, atenta, animosa... y puedo seguir y seguir diciendo cosas bonitas de ti sin tener que mentir ni exagerar un ápice.

 

Me has hecho pensar que hay mujeres que con 50 años se convierten en invisibles, pero hay otras que, aunque han rebasado los 80, brillan con luz propia. Y tú eres una de ellas, una estrellita brillante que anida en muchas almas. Eres un ejemplo, un buen ejemplo, un maravilloso ejemplo a seguir.

 

Echaré de menos tus abrazos, me siento los brazos fláccidos e inertes, porque echo de menos estrecharte. Eso fue lo que quería hacer cuando me enteré de la noticia. Quería abrazarme contigo.

 

Así que, cuando cruce yo la fina línea entre la sombra y la luz, ven a buscarme por favor, ven entre los míos, y estréchame, estréchame fuerte cerca de tu corazón.

 

Un beso querida Carmen.

 

Una palabras para una gran persona muy enamorada del Bridge, que hasta quiso llevarse algo nuestro con ella. Te quiero Carmencita